miércoles, 11 de enero de 2012

El Tordo


Para los amantes de las aves les recomiendo que lean:
Estos párrafos. (Son muy interesantes).

La respuesta de los hospedantes:
Esta delegación de parte del ciclo reproductivo significa para el tordo un considerable ahorro de energía, éste se traduce en una mayor producción de huevos, lo cual favorece a su vez el desarrollo del parasitismo.
Este fenómeno implica real limitación en la posibilidades de reproducción de las especies afectadas, para las cuales el renegrido funciona como un "verdadero control demográfico".Las aves dueñas de el su nido son parasitadas por el tordo, es decir que ya no son dueñas ni de su nido ni de sus huevos por tanto que dicha ave tendrá que empollar el o los huevos del tordo hasta que nazca un tordo y sus pichones y luego alimentar a dicho tordo hasta casi su total desarrollo cuando éste se pueda alimentar por si mismo.

La Especie parasitada
Por empezar, la hembra pica por lo menos alguno de los huevos que halla en el nido del hospedador, provocando su destrucción.
Por otra parte, como los huevos de tordo eclosionan antes que los de la mayoría de las especies parasitadas, los pichones parásitos alcanzan primero un grado de mayor desarrollo que les otorga considerables ventajas en el momento de la competencia por el alimento. Esto puede ocasionar un desarrollo deficiente en los ejemplares de la especie parasitada y, en muchos casos, directamente su muerte.
También es frecuente que ante el nacimiento de los primeros pichones – los de tordo, las aves dueñas de el nido descuiden el resto de los huevos para salir en busca de comida.
La consiguiente disminución de la temperatura en el crítico período final de desarrollo del embrión puede provocar su muerte, como suele suceder en el caso de los horneros.
Ante estos efectos, ciertas especies parasitadas parecen haber desarrollado comportamientos de respuesta para contrarrestarlos.
Algunas, como la tijereta, la calandria común y el pecho amarillo, pueden reconocer los huevos extraños por las diferencias de color y tirarlos fuera del nido. Pueden reconocer la diferencia del color con respecto a los suyos. Como por ejemplo el huevo de la tijereta es blanco con pintas marrones y mide aproximadamente un cm, mientras que el del tordo varía su tamaño y puede medir desde 1,5 hasta 2,5 cm aproximadamente y son algunos lisos y otros manchados.
El hornero, en cambio, los reconoce por su tamaño, menor que el de los propios. De esta manera, aparta y tira fuera del nido aquellos huevos de tordo más pequeños, pero acepta los más grandes, que incuba como propios.
El abandono de nidos no suele ser una respuesta frecuente salvo si todos los huevos son picados por los tordos o si se junta una cantidad excesiva de huevos rotos.
Siempre en bandada.
Los renegridos son pájaros de hábitos gregarios. Se reúnen para volar, alimentarse y dormir. Al anochecer se refugian en los árboles, perchando en ellos hasta el nuevo día. En invierno duermen con frecuencia en ciudades y poblados. A veces se asocian con grupos de otras especies. Durante el día es frecuente verlos en grandes grupos mientras comen semillas en los campos cultivados.

Los tordos renegridos, al igual que cualquier ave insectívora, cumple una función en el ecosistema como controladores de las poblaciones de insectos con los cuales se alimentan en sus primeros tiempos de vida y esporádicamente a lo largo de su adultez. El daño que produce sobre las restantes aves ya no es mayormente dañino. Esto es fundamentalmente porque la pérdida de huevos, nidos y pichones suele ser de por sí elevada, aún sin la interferencia del tordo. Y porque de ninguna forma sobrevivirían sin diezmase a las especies que le sirven de hospedantes.

Una copla criolla dice:

Haragán y roba nidos
al tordo suelen llamar,
el tordo escucha y calla,
porque sabe que es verdad.

Sobre la peculiaridad de no construir nido, la leyenda dice que en el comienzo del mundo, cuando las aves iban aprendiendo a volar y se les enseñaba a fabricar sus viviendas, la vizcacha decidió hacer una fiesta, con baile y premio para la mejor pareja de bailarines. La mayoría de los pájaros no aceptó la invitación porque justo estaban aprendiendo a hacer sus nidos. Pero al tordo le entusiasmaban las fiestas, fueran cuando fueran, y no quiso perderse la ocasión, así que fue el primero en llegar, junto con su compañera. Eran los únicos pájaros presentes, y compartieron el baile con las ranas y los grillos. Tan bien bailó la pareja de tordos, que se llevaron el premio, pero cuando volvieron se encontraron con que mientras tanto los otros pájaros ya habían juntado todos los materiales posibles para hacer nidos y habían aprendido las técnicas de construcción. Para los tordos era tarde: no sabían cómo ni con qué hacerse la casa, así que decidieron entonces dormir en cualquier lugar donde los pescara la noche. Y desde entonces hacen siempre así. Se adueñan de otros nidos depositan sus huevos en nidos ajenos y dejan que la hembra de  el ave empolle sus huevos hasta su nacimiento y luego alimente a sus pichones hasta su desarrollo, desde cuando empiezan a alimentarse por si mismos.

Distribución del tordo renegrido en Argentina:



Cabe aclarar que el tordo es una especie autóctona; y también que habita desde antes de los orígenes de el hombre como casi todas las especies de aves que habitan en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario